Image Alt

Proceso Artesanal

TRADICIONAL

A partir de la siembra del agave, tienen que transcurrir nueve años para seleccionar y cosechar la planta de la cual se obtiene la piña del maguey.

Posteriormente, la piña es sometida a cocción en hornos tradicionales de barro y piedra, para luego ser machacada en molinos tipo chileno.

El maguey machacado se fermenta en tinas de madera de roble blanco, y después es destilado en alambiques de cobre, donde finalmente el mezcal se obtiene a través de un proceso de destilación.

Toda esta labor se realiza en forma artesanal, en fábricas llamadas palenques.

La bebida recolectada es homogeneizada y estabilizada, obteniéndose el mezcal joven, mismo que es enviado al área de envasado; sin embargo, si lo que se requiere producir es mezcal añejo o reposado, éste previamente es depositado en barricas de roble blanco, donde adquiere su característico sabor a maderas finas.

Para preparar el mezcal con gusano, éste previamente es recolectado y seleccionado en temporada de lluvias y posteriormente tratado cuidadosamente, para luego ser envasado.

Siembra

Jimar

Cosecha

Cocción

TECNOLOGÍA DE PUNTA

Al llegar las piñas de maguey previamente seleccionadas a la Planta Procesadora de Mezcal Benevá, se inicia el nuevo proceso de elaboración del mezcal.

Como si fuera una enorme olla express, en el autoclave son cocidas las piñas, y una vez que las mismas se enfrían son enviadas por un mecanismo de transporte al área de molido, donde se desgarran y trituran para extraer los jugos del maguey.

Una vez  obtenido esto, la materia prima se envía a los tanques de fermentación, luegar donde inicia la transformación de los jugos del maguey por acción de las levaduras naturales que la misma materia genera.

Posteriormente, los jugos del maguey fermentado, son sometidos a una primera destilación, obteniéndose el mezcal ordinario, y en una segunda destilación se logra el mezcal 100 de agave.
Concluida la destilación, el producto es almacenado, para luego ser  homogeneizado y estabilizado, obteniéndose así el mezcal joven con el sabor y aroma característico de Benevá, mismo que posteriormente es envasado a través de un proceso semiautomatizado.

Si se requiere producir mezcal reposado, añejo o extra añejo, éste previamente es depositado en barricas de roble blanco, donde por la acción del tiempo, adquiere su característico sabor a maderas finas.

Para obtener mezcal con gusano, éste previamente es tratado y luego cuidadosamente envasado para obtener su aroma característico.

En el área de producto terminado, cada botella de mezcal es etiquetada y revisada cuidadosamente, para luego ser empaquetada y almacenada, quedando listo el producto para ser distribuido en el mercado nacional e internacional.

Molino

Fermentación

Destilación

Contenedores